domingo, 28 de junio de 2009

Un comment que se volviò entrada

Tengo una amiga que en realidad es la culpable de que yo me abriera un espacio en el cybermundo. Te lo agradezco pequeña.

En su blog hice un comment de un escrito a cerca del metro y de verdad me gustó tanto que lo quiero compartir, espero lo disfruten. Sí te pierdes ve para muymarcy.blogspot.com

Viajar en el metro para mí fue un grito de libertad, ya no más esperas interminables a que mi papà estuviera listo o que mi tía me pudiera recojer.Yo solita me transporto a la U, al cine, a casa de mi amiga, a pasear, a lo que sea y solita me devuelvo, ya no más camisa beige ¡Hola colorido vertiginoso en las mañanas de la ropa informal!

En su momento el metro fue mi comienzo de libertad, ya soy grande, ya me monto en metro pero: ¿hasta cuando crees tú que la felicidad de mi amada libertad duró?

Bueno te cuento que fue hasta cuando el metro ya no era tan divertido porque se atrasaba a cada rato, cuando me empezó a molestar tenerme que parar MÁS temprano de lo normal porque estaba llegando tarde y ya mi papá no era el superhéroe que esquivaba todas las colas de Caracas, cuando las esperas del tren ya no eran tan "FUNNY" porque no estaba el tipo pana con él que se me pasaba el tiempo, porque el caballero que me cedía el puesto se quedó dormido y en su puesto había un patán que no le da el puesto ni a una viejita.

Pero sobre todo me dí cuenta que ya el metro no era lo mismo cuando entró en mi vocabulario la frase más horrorosa y que quizás mas me asusta - "Pana, me voy me van a cerrar el metro" - Chamo que fastidio regresé a la camisa beige y a los límites.

Nosé en que momento mi icono de libertad extrema comenzó a quartearme los horarios (sorry, creo que así no se escribe)pero la verdad es que lo que una vez fue mi símbolo de independencia total hoy es mi tormentoso medio de transporte. Sin embargo ya pasé a la segunda etapa de viajar en metro y allí creo q estas tú, pequeña Marcy, y es que si no puedes contra él pues enserio únetele.

Ahora ya soy parte del vagón, escucho sigilosa las conversaciones amenas y no tan amenas de sus usuarios y veo lo que tu profe llamó función vicaria que para mí no es más que solo color (pero burda).Y lo más divertido de viajar en metro es que me degusto en ver y hasta me siento orgullosa de la cercanía, lo chismoso y el sazón que caracteriza a los venezolanos y fíjate que eso de seguro lo envidian hasta los puntuales ingleses (diciendo esto ¿qué pensará un inglés de lo poco puntual de nuestro metro?)

Bueno Marcy finalmente te digo que el metro tiene como 6 vagones y en cada vagon son como 6 puertas, entonces estamos hablando de 24 puertas por las cuales entrán y salen centenares de venezolanos con miles de historias en sus corazones. El metro es parte de mi Caracas (auqnue esté en Los Teques sigue siendolo), que ya no me deja ser libre o no es capricho mío pero que es "El MEDIO de TRANSPORTE POR EXCELENCIA" lo és.

Gracias por el blog, sorry los errores de orotgrafía y redacción y un beso.

1 comentario:

  1. Todo un honor esta entrada! Adelante, Vane! Mil besos!

    ResponderEliminar

Archivo del blog